LÍA BERMÚDEZ EXPONE EN ART NOUVEAU GALERIA

an-liabermudezinvitaciondiapositiva2

LOURDES PEÑARANDA 3 MAS ESCRITO

INVITACIÓN MARTIN MORALES

invitacion500

APERTURA

an-apertura-invitacion

La figuración en el desarrollo de nuestras artes visuales ha tenido una notable presencia, configurando una suerte de historia documentada a partir de las propias acciones del hombre y su espacio existencial, de todo aquello que como retrato se traduce en vivencias y territorios del sentir y del vivir. Retrato de mirada introspectiva, refugio recreado de un diverso imaginario humano, que ha permitido abordar esos particulares mundos creativos, por demás complejos, diversos, reflexivos.

El arte emergente ha sido genuino heredero de esa tradición artística en el país, asumiendo el reto de vivenciarlo como referente y camino abierto para nuevas interpretaciones, para el abordaje de discursos y exploraciones estéticas y conceptuales que desde la visión del mundo que lo circunda, se tornan en desafíos de su propio tiempo y existir.

Álvaro Paz, Johan Galue y Gabriel Rosendo, nacidos en las décadas de los ochenta y los noventa, heredan esa figuración particular que se gesta en territorio zuliano y que de alguna manera sigue identificándose como impronta regional. Desde el abordaje del aprendizaje académico se han enfrentado a esa especie de influencia natural que germina en sus respectivos campos, aventurándose a seguirla en una exploración muy puntual que convive con su espacio emocional y cotidiano.

Como común denominador los une el oficio, el dibujo como experiencia docente, el trazo figurativo que discurre desde el cuerpo afectivo. Los distingue el mirar distinto, el procesar individualmente el imaginario de un entorno que sigue siendo vital para sus búsquedas y propuestas personales. La pintura los seduce como campo creador, y ese  dominio de medios mixtos les aporta nuevos caminos para el cambio, para la exploración más allá de lo aprendido y asimilado, para la exploración de si mismos.

“Apertura” para asumir nuevos apuestas, para trazarse interrogantes necesarias, para consolidar un proceso de trabajo que ya les ha aportado vitales herramientas conceptuales y de orden plástico. Su obra se expone  en colectivo, asumiendo el diálogo como vínculo necesario, como sensible confrontación.

Reconocimiento que viene avalado por su entrega, por ese esfuerzo individual que los identifica en la búsqueda de nuevas y esperanzadoras vías creativas, que les permitan seguir creyendo en el arte como medio para una realización profesional y de vida.

Alberto Asprino